in , ,

10 remedios para curar los dolorosos síntomas de la amigdalitis

Mi hija Paula siempre tenía dolores de garganta cuando estaba pequeña… Al llevarla al médico nos dimos cuenta que sus amígdalas se inflamaban mucho y que lo más probable era que siguiera pasando por un tiempo.

¡Era horrible cada que se enfermaba! Le dolía solo abrir la boca para hablar o comer, y era muy difícil bajarle la fiebre. Si tú eres mamá debes saber la preocupación que causa tener un hijo enfermo.

Después de un tiempo, ya no le servían los medicamentos regulares para la infección, le daba amigdalitis tan seguido que no podía tomar pastillas todos lo días.

Pero la naturaleza siempre tiene curas para todo, por eso decidí buscar los mejores ingredientes naturales para tratar su infección y minimizar sus síntomas. ¡Y dio resultado!

Sé que como Paula muchos niños y hasta adultos sufren de esta horrible infección, por eso hoy quiero compartirte los mejores remedios naturales para mejorar sus síntomas.

Si tú o tu hijo tienen:

  • Dificultad para deglutir
  • Dolor de oído
  • Fiebre, escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta que dura más de 48 horas y puede ser fuerte
  • Sensibilidad de la mandíbula y la garganta

Pueden estar sufriendo de amigdalitis. Así que pon atención…

1.Agua Salada

El mejor y más común remedio casero para la amigdalitis es hacer gárgaras con agua salada. Si has sufrido de esta enfermedad, seguro lo has escuchado.  El agua caliente tendrá un efecto calmante y la sal ayudará a matar el virus o las bacterias. Además, te ayudará a reducir la inflamación, dándote alivio instantáneo.

  • Mezcla una cucharadita de sal de mesa en una taza de agua tibia. Haz gárgaras con la solución, pero no la tragues, escúpela después. Repite las veces que puedas.

2. Limón

El limón es un remedio excelente para controlar los síntomas de la amigdalitis. Sus propiedades antivirales, antibacterianas y antiinflamatorias se encargan de curar la infección y la inflamación. Además, su alto contenido de vitamina C ayuda a tu cuerpo a resistir las infecciones.

  • En un vaso de agua tibia, agrega el jugo de un limón, una pizca de sal y una cucharadita de miel. Bebe lentamente, dos veces al día durante unos días.
  • Además, puedes espolvorear un poco de sal y pimienta en una rodaja de limón, y luego chuparla. Esto te ayudará a forzar la flema fuera de tu garganta. Haz esto dos o tres veces al día durante varios días.

3. Albahaca

La albahaca es otro remedio casero muy eficaz para la amigdalitis debido a sus propiedades antivirales y anti-inflamatorias. Además, sus propiedades curativas y calmantes te ayudarán a reducir la hinchazón y el dolor, así como para acelerar el proceso de curación.

  • Añade de 10 a 12 hojas de albahaca a una taza y media de agua y hierve  durante 10 minutos. Cuela y añade el jugo de un limón a la solución. Si lo deseas puedes agregar una cucharadita de miel para endulzarla. Bebe esto tres veces al día durante dos o tres días.

4. Cúrcuma

Si me sigues, sabes que la cúrcuma es una de mis especias favoritas por sus cualidades para ayudarte a perder peso. Pues además, puede ser una cura para la amigdalitis. Debido a sus fuertes cualidades antiinflamatorias y antisépticas, la cúrcuma  puede combatir la infección y aliviar los síntomas irritantes.

  • Agrega una cucharadita de polvo de cúrcuma a un vaso de agua caliente o agua salada. Haz gárgaras con esta mezcla varias veces al día, y especialmente antes de ir a la cama, te ayudará a deshacerte de la inflamación y el dolor.

5. Canela

Al ser rica en propiedades antimicrobianas, la canela inhibe el crecimiento de bacterias y otros microorganismos en las amígdalas y ayuda a reducir la hinchazón, el dolor y la inflamación.

  • Añade una cucharadita de canela en polvo a un vaso de agua caliente. Mezcla dos cucharaditas de miel. Bébelo lentamente, mientras que todavía esté caliente, dos o tres veces al día durante una semana.

6. Olmo resbaladizo

Yo sé que su nombre suena algo extraño, ¿y eso con qué se come? Pues resulta que el olmo resbaladizo, un árbol de hoja que crece en las montañas, contiene mucílago, una sustancia similar al gel que puede aliviar la inflamación y el dolor.

Cuando lo tomas, te alivia y cura los tejidos inflamados, incluyendo las membranas mucosas de la garganta.

  • Agrega una cucharadita de la corteza interior del olmo resbaladizo a dos tazas de agua hirviendo. Deja que se remoje durante cinco minutos, y luego cuela la solución. Bebe lentamente mientras está caliente dos veces al día durante unos días.
  • También puedes mezclar tres cucharaditas de corteza de olmo resbaladizo en polvo, una cucharadita de pimienta de cayena en polvo, dos cucharaditas de miel y cuatro cucharaditas de agua tibia. Toma  esta mezcla a intervalos regulares durante dos o tres días.

7. Menta

La menta, además de ser  refrescante, carminativa y de oler delicioso, tiene poderes antimicrobianos. Por eso es usada en todos los medicamentos para la garganta.  Puede matar eficazmente las bacterias y los virus que causan amigdalitis.

Además, el mentol, un componente en la menta calma las membranas mucosas irritadas y les da alivio a muchos de los síntomas.

  • Hierve un vaso de agua con un puñado de hojas de menta. Déjala en el fuego hasta que el agua se reduzca a la mitad de la cantidad. Cuela, añade una cucharadita de miel y bebe mientras aún está caliente. Usa esta bebida dos o tres veces al día durante 5 días.
  • También puedes hacer gárgaras con enjuague bucal de menta varias veces al día durante el tiempo que tengas la infección.

Te puede interesar: Sorprendente: ¡Entérate cómo el orégano puede ayudarte a quemar grasa!

8. Fenogreco

El fenogreco, también conocido como alholva, tiene propiedades antibacterianas que lo convierten en una excelente cura para la amigdalitis. Además, sus propiedades anti-inflamatorias te darán alivio inmediato.

  • Añade dos cucharadas de semillas de fenogreco a dos o tres tazas de agua. Deja que hierva a fuego lento durante 30 minutos. Cuela y deja enfriar. Haz gárgaras con esta solución durante al menos 30 segundos y luego escúpela. Repite dos veces al día hasta que tu amigdalitis desaparezca.

9. Semillas de carambola

¿Has visto esa fruta que tiene forma de estrella y un delicioso sabor entre ácido y dulce? Se llama carambola y resulta que sus semillas (ajwain) son útiles para curar los síntomas de la amigdalitis. Las semillas de carambola son ricas en antioxidantes, así como vitaminas y minerales que ayudan a impulsar el sistema inmunológico para luchar contra la infección.

  • En una sartén, calienta un cuarto de cucharadita de semillas de carambola hasta que estén doradas. Agrega una pizca de polvo de cúrcuma y revuelve durante unos segundos, luego agrega una taza de leche tibia y mezcla bien. Retíralo del calor. Disfruta esta bebida mientras todavía está caliente. Bebe dos veces al día durante dos o tres días.

10. Higos

Los higos son muy eficaces para tratar la amigdalitis en el hogar. Debido a su alto contenido de mucílagos, los higos pueden reducir el dolor y la inflamación causados ??por la amigdalitis.

  • Hierve tres higos secos en agua y hazlos puré. Cómelos con una cucharada de miel dos o tres veces al día durante varios días.
  • Alternativamente, hierve y tritura algunos higos frescos. Mézclalos luego con el agua que has utilizado para hervirlos. Aplica esta pasta en la parte externa de tu garganta. Deja que se seque al aire y luego enjuaga con agua tibia. Repite una vez al día para aliviar el dolor de la amigdalitis.

Además, si te has infectado con amigdalitis, toma mucho descanso, habla tan suavemente y tan poco como te sea posible, y bebe muchos líquidos para ayudar a la recuperación.

Y si te interesa conocer muchas más recetas para preparar bebidas que te desintoxicarán, te ayudarán a perder peso y a limpiar tu cuerpo, te recomiendo mi Ebook Sácale jugo a tu vida, AQUÍ.

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes el cabello maltratado? La proteína es tu solución

Asombroso: estos microorganismos pueden ayudarte a perder peso