,

¿Sabes cuántas calorías pierdes solo limpiando tu casa? ¡La respuesta te sorprenderá!

Bella, me puse en la tarea de averiguar cuántas calorías quema una ama de casa o mamá ocupada mientras hace los deberes y lo que encontré te sorprenderá…hasta yo quedé con la boca abierta.

Dependiendo de tu peso y de qué tan duro trabajes, puedes quemar hasta 250 calorías por hora mientras haces el trabajo de casa (lo mismo que realizando ejercicio suave o medio). 

¿No me crees?

De ahora en adelante sonríe el día de la limpieza porque según expertos podrás quemar:

  • Arreglar la ropa del armario: 190 calorías.
  • Redecorar y cambiar los muebles de lugar: 180 calorías.
  • Lavar los platos: 160 calorías.
  • Pasar la cortadora de pasto: 160 calorías.
  • Lavar, encerar y enjuagar el auto: 130 calorías.
  • Recoger las hojas de los árboles que se caen: 130 calorías.
  • Limpiar el baño y los azulejos: 130 calorías.
  • Barrer, pasar el plumero o fregar el piso: 110 calorías.
  • Limpiar las ventanas: 100 calorías.
  • Pasar la aspiradora: 90 calorías.
  • Hacer compras en el supermercado o shopping: 61 calorías.

Eso no es todo, pues mientras limpias tu casa también ejercitas todos los grupos musculares principales.

Entre más te muevas, más calorías quemas y más brillante queda tu hogar.

Por supuesto, cuanto más movimiento hagas, mejor. Así que prueba estos consejos de Weight Watchers para aumentar la intensidad y la duración de tu “ejercicio en casa”:

No permanezcas de pie quieta.  Mientras esperas a que el horno de microondas termine o el agua hierva, haz sentadillas y flexiones en el suelo o contra la pared, haz zancadas o simplemente marcha en tu lugar. Puede sonar tonto y los niños pueden reírse de ti, pero tú tendrás la última satisfacción cuando estés tonificada y rebajes unas libritas.

Evita los dispositivos que te ahorran el esfuerzo. Corta las verduras manualmente en lugar de utilizar un procesador de alimentos; Utiliza un abrelatas manual en lugar de un abrelatas eléctrico; Bate los huevos y la crema con un batidor, no una batidora eléctrica.

¿Quién necesita un Stairmaster cuando tienes una escalera real? Programa las tareas para maximizar el número de veces que debes subir y bajar las escaleras. Lava los platos en la planta baja, luego arregla las camas arriba, a continuación, vuelve a bajar las escaleras para limpiar el baño, y vuelve a subir de nuevo a sacudir el polvo. Lleva la ropa sucia a la lavadora. Todo ese subir y bajar aumenta tu capacidad cardiovascular y fortalece los músculos de tus piernas.

Te puede interesar: Conoce esta súper herramienta para entrenar desde tu casa

Remplaza las pesas. No necesitas pesas para ejercitarte con pesas, levantar y bajar latas de alimentos mientras reorganizas tu despensa o gabinetes fortalecerá tu brazo y músculos de la espalda.

Pon una música energizante y baila mientras trabajas. Esto te ayudará a barrer más rápido y fregar más duro. Recuerda mantener los músculos abdominales apretados y las rodillas flexionadas para liberar la tensión de la espalda. Cada vez que pases por un espejo, puedes sonreír sabiendo que  estás reduciendo la talla de su cintura, mientras brillas tu hogar.

Las tareas del hogar no deben ser tu única forma de ejercicio, pero pueden definitivamente complementar tus otros entrenamientos y ayudarte a perder peso y mantenerlo.

En mi nuevo libro De Gordita a Mamacita, podrás encontrar rutinas de ejercicio para hacer desde casa y un plan completo de transformación con todas las herramientas que necesitas para volverte irresistiblemente sana en este 2017.   ¡Adquiérelo ahora aquí!

Gracias por leerme bella, no dudes en dejarme tu comentario sobre el tema y por favor, comparte este artículo con todas tus amigas, de seguro a ellas también les interesa ponerse más aún más saludables y hermosas. ¡Hasta la próxima!

 

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *