,

Estas 10 increíbles formas de medir tu progreso son todo lo que necesitas para alcanzar tu cuerpo ideal

Por fin te decidiste a alimentarte balanceadamente, hacer ejercicio regular, cambiar tus malos hábitos por unos saludables y todo eso está genial, pero ¿cómo piensas medir tus resultados? Dirás que la báscula, pero ya todas sabemos que esta no refleja muchas veces nuestros logros de manera real (por ejemplo, cuando has ganado masa muscular y por eso estás más pesada), así que definitivamente no es una forma ideal.

Pues si no tienes respuesta a mi pregunta, no te preocupes porque hoy te voy a contar, con la ayuda de los chicos de Daily Burn, de 10 formas además de la báscula que te pueden indicar que tan cerca estás de lograr tu meta de pérdida de peso y conseguir tu cuerpo ideal.

 

  • Hazle seguimiento a un hábito saludable.

Cuando te pasas a un estilo de vida más saludable ¡tu peso no es lo único que cambia! Así que en lugar de sólo mantener un registro de las libras que estás perdiendo, trata de mantener un registro de todas las cosas impresionantes que estás agregando a tu vida. Para esto, elije un hábito saludable, como agregar verduras a cada comida, y rastrea tu consistencia.

 

  • Toma fotos de tu progreso.

Sí, es momento de selfies ¡y yo las amo!. Tómate una foto, idealmente llevando la misma ropa, de pie, con la misma pose y en el mismo lugar, una vez al mes o cada par de semanas.

Esto te ayudará a ver los cambios que no puedes notar cuando te estás mirando a ti misma todos los días. También deshazte de los “antes” y los “después”, pues un estilo de vida fitness o saludable es un proceso de por vida, así que cuando dices “antes” y “después” das a entender que has terminado el proceso, cuando la realidad es que siempre estamos mejorando en todos los aspectos de la vida.

 

  • Revisa tu piel.

Olvídate de las cremas BB y de las mascarillas de aspecto extraño: una de las mejores maneras de obtener un brillo natural es simplemente hacer ejercicio y comer bien.

De hecho, la gente se ve más atractiva después de un entrenamiento porque sudar ayuda a desintoxicar el cuerpo, lo que, en última instancia, conduce a mejorar la piel. Sólo asegúrate de ducharte tan pronto como sea posible después de una sesión sudorosa de ejercicios para evitar la acumulación de obstructores en tus poros. Después de unas semanas de hacer ejercicio y comer una dieta rica en frutas y vegetales de todo tipo, es probable que comiences a notar mejoras importantes en tu piel.

 

  • Realiza una prueba regular de evaluación de tu actividad.

Si subes un tramo de escaleras regularmente, las escaleras del metro, por ejemplo, revisa cada pocas semanas para ver cómo se siente la subida. Comer alimentos reales, enteros y hacer ejercicio con regularidad a menudo se traduce en tener más energía a lo largo del día y menos bajones en la tarde o la noche.

Compruébalo por ti misma cuando estés haciendo las cosas que haces todos los días, como jugar con tus hijos o caminar por ese tramo de escaleras, y compara cómo te sientes hoy a cómo te sentías hace un mes o dos. Cuando llegues al final de las escaleras y no perdiste el aliento o tuviste que hacer una pausa para recuperarlo, ¡significa que lo estás haciendo bien!

 

  • Realiza una prueba de referencia.

Las pruebas de referencia consisten en hacer un reto y marcar los resultados, luego regresar a ese reto en cuatro semanas para volver a probar y ver si has avanzado o no. Puede ser cualquier cosa, como ver cuántos burpees o sentadillas puedes hacer en dos minutos o qué tan rápidamente puedes correr una milla. Esta es una gran manera de ver tu progreso con el tiempo.

Te puede interesar: Mis 5 reglas de oro para bajar de peso Ya

 

  • Ponte tus viejos jeans.

Todas soñamos con el día en que finalmente podamos volver a ponernos los jeans que hemos tenido desde la universidad. Si ya no tienes que hacer ‘la danza’ para cerrar tus pantalones o si recientemente tuviste que invertir en un cinturón por primera vez en años, pues déjame decirte que esas son señales sorprendentes de progreso. Sentirte más cómoda en tu ropa o bajar de tamaño es aún más importante que la báscula, porque son signos más precisos de pérdida de grasa frente a los cambios de fluidos que se pueden ver en la báscula.

woman shows her weight loss by wearing an old jeans, isolated on

 

  • Siéntate y levántate.

La prueba de sentarse-pararse (sí, es una cosa real) va a medir tu movilidad y tu equilibrio. El objetivo es simple: siéntate y levántate de esa posición sentada y con las piernas cruzadas con un mínimo apoyo. Para obtener una puntuación perfecta en esta prueba (10 puntos), debes cruzar los pies y bajar a una posición sentada, a continuación, deberás ponerte de pie sin perder el equilibrio o tocar el suelo para conseguir apoyo. Cada vez que toques el suelo con tu mano, brazo, rodilla o lado de la pierna, pierdes un punto. También pierdes un punto cada vez que pones la mano en el muslo para apoyarla. Si pierdes el equilibrio en el camino hacia abajo o hacia arriba, réstate medio punto. Tu objetivo es obtener una puntuación final de ocho o más puntos, ¡y no es fácil!

 

  • Ponte un objetivo que te asuste.

¿Qué es eso que siempre has querido hacer? Comprométete y comienza a trabajar para conseguirlo. Po ejemplo, regístrate para una carrera o pruebe un desafío de plank (plancha) de 30 días. Son un periodo de tiempo y objetivos preestablecidos, así que no te quedará de otra que medir tu progreso mientras entrenas. Inscribirse en una carrera viene con toneladas de victorias en el camino, como mejoras en la velocidad y logros de distancia, ¡así que asegúrate de medirlo todo!

 

  • Entrena con un monitor de ritmo cardíaco.

Lo genial de ejercitarte con un monitor de ritmo cardíaco es que lo puedes comprobar regularmente a lo largo de tu entrenamiento (conectándolo con tu pulsera de actividad) o simplemente puede mirar tus estadísticas cuando hayas terminado. Podrás notar como aumentan tus cifras a medida que avanzas y eres constante con tu entrenamiento, lo que te motivará a lograr cada nueva sesión mejores resultados que en la anterior.

  • Mide los demás números de tu cuerpo.

Si eres una persona de números y cifras, considera hacer seguimiento de tu porcentaje de grasa corporal o tus medidas. Es posible reducir el porcentaje de grasa corporal y pesar lo mismo, especialmente si estás perdiendo grasa y ganando masa muscular. Así que comienza a llevar registro de tu masa corporal cada mes y considera sacar la cinta métrica para medir algunas partes de tu cuerpo, como la cintura, caderas, muslos, etc… Tomar tus medidas cada mes para rastrear las pulgadas o centímetros perdidos.

Como ves, llevar registro de tu progreso no tiene por qué ser una tarea tediosa y desmotivadora ¡todo lo contrario!

En mi nuevo libro De Gordita a Mamacita, encontrarás más herramientas para medir tu progreso  ¡Adquiérelo ahora aquí!

Gracias por leerme bella, no dudes en dejarme tu comentario sobre el tema y por favor, comparte este artículo con todas tus amigas, de seguro estas técnicas les van a servir muchísimo. ¡Hasta la próxima!

 

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si crees que conoces los beneficios del colágeno espera a leer esto

Si eres amante de los clubes no te pierdas esta nueva tendencia quema grasa: Sh’Bam