in

¡Alto! Estás cometiendo un gran error en tu cocina

Deja de perder dinero y botar nutrientes

Cáscaras de papa, hojas de zanahoria, tallos de brócoli, la piel de la naranja… Probablemente no sean para ti más que las desagradables partes desechables de los alimentos, Pero ¿qué pensarías si te dijera que puedes preparar platos deliciosos con estas partes, e incluso ahorrar dinero en el proceso?

Pues, de acuerdo a The Yoga Journal, esto es precisamente lo que propone la tendencia “de la raíz al tallo”.

Ahorra dinero

Comprar frutas y verduras, especialmente si se eligen del tipo orgánico, puede ser costoso, así que al utilizar toda la planta consigues más producto por tu dinero, te pongo un ejemplo: si utilizas  como hierba las hojas de las zanahorias que acabas de comprar en lugar de comprar un manojo de perejil, o cocinas las hojas de la remolacha que tienes en la nevera en vez de tener que ir al mercado por un manojo de acelgas, estarás ahorrando tiempo y dinero.

Te puede interesar: Aprende A Preparar Este Poderoso Jugo Verde En Menos De Un Minuto

Obtén mejores beneficios

Las hojas de zanahoria por ejemplo, son nutritivas, ricas en proteinas, minerales y vitaminas. Contienen 6 veces más Vitamina C que la raíz y Vitamina K, de la que la raíz carece. Son también fuente de Potasio y Calcio.

Las hojas de remolacha, por otro lado suministran cantidades significativas de vitamina A, vitamina C, calcio y hierro.

Y estos no son los únicos “alimentos desechables” llenos de beneficios y  de sabor delicioso que puedes usar en tu cocina:

  1. Las hojas de color verde oscuro de los puerros tardan más en cocinarse, pero se transforman en un vegetal asado con un ligero sabor a cebolla que le da profundidad y un gran sabor a los platos de huevo.
  2. Las hojas y los tallos del hinojo son más dulces que los bulbos blancos y tienen a tener un sabor a anís más fuerte. Si te gusta el regaliz, puedes cortar en rodajas los tallos y comerlos como dulces, o si lo tuyo es lo salado arrójalos en una ensalada con bulbos de hinojo en rodajas, parmesano rallado, jugo de limón y aceite de oliva.
  3. Los rábanos vienen con hojas de sabor a pimienta que se pueden utilizar como verduras de ensalada mezclados con maíz dulce, tomates y un aderezo cremoso, junto con los propios rábanos.
  4. Las hojas de remolacha se parecen y saben a un cruce entre remolacha y acelgas y son deliciosas salteadas y añadidas a una ensalada de grano entero con remolacha en escabeche, queso de cabra y nueces.
  5. Las hojas sedosas y oscuras que rodean los tallos del brócoli se cocinan como espinacas y saben como el brócoli más dulce que jamás hayas probado.
  6. Los tallos de brócoli pelados son dulces y crujientes; Puedes comerlos solo como un bocadillo o rallarlos en una ensalada.
  7. No tienes que tirar el tallo de una cabeza de coliflor después de quitarle los floretes. Por qué mejor no cortas el tallo para crear “filetes” carnosos para asar en el horno o cocer en una cacerola con tomates, aceitunas negras y alcaparras.
  8. Los tallos de los espárragos los puedes cortar, empacar, congelar y usarlos luego para hacer el caldo para la sopa de espárragos.
  9. Corta finamente las hojas de zanahoria y úsalas como un sustituto del perejil en la salsa verde italiana o cualquier otra receta.
  10. Las hojas del apio las puedes agregaren tus ensaladas para un toque crocante, los tallos internos los puedes añadir a tu sopa de espárragos.
  11. Seca las cáscaras de limón y luego añádelas a tus vinagretas, ensaladas de frutas, pasteles, o cualquier otra preparación que se beneficie de un toque cítrico.  
  12. Mezclar las hierbas frescas en una salsa es una gran manera de utilizar un manojo sobrante que de otra manera probablemente terminaría marchitándose en el refrigerador. El resultado es un condimento que puedes usar para adornar los platos principales, las ensaladas, las sopas, y los desayunos sabrosos. El cilantro extra se puede convertir en una salsa fácil de servir con los huevos, y la albahaca puede ser hecha en puré con limón y aceite de oliva para una versión ligera y simple de pesto.
  13. Toma las cáscaras de las papas salpiméntalas, rocíales un poco de aceite de oliva y mételas en el horno para preparar unos deliciosos chips.
  14. Hojas de Rábano: Añade las hojas de rábano a las ensaladas para darles una nota final de pimienta.

Un consejo: usa las hojas de las verduras tan pronto como sea posible después de comprarlas o cosecharlas. Una remolacha puede durar algún tiempo en el refrigerador, pero sus hojas están en su mejor momento cuando recién han sido escogidas.

Al abrirle las puertas de tu cocina a estas partes de los vegetales y las frutas se las estás abriendo a nuevos e inesperados deliciosos sabores ¡que antes ni sabías que podías disfrutar!

Probablemente una vez que comiences a probar no querrás volver a tus antiguas formas.

Si te interesa esta tendencia puedes incluso experimentar remplazando ingredientes de tus preparaciones o creando recetas nuevas de comida o jugos verdes con las partes que antes botabas. En mi libro Sácale Jugo a tu Vida, encontrarás mas de 100 jugos y bebidas naturales  que podrás agregar tu nuevo estilo de vida 

No dudes en comentar tus nuevas recetas o tu experiencia con esta tendencia, y comparte este articulo para que más personas se enteren de ella. ¡Hasta la próxima!

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿No puedes perder peso? tal vez seas alérgica a lo que comes sin saberlo

Sorprendente: Conoce este poderoso secreto usado hace miles de años para adelgazar