, ,

10 formas para perder peso desde tu trabajo

¿Sabías que pasar sentada 8 horas al día es tan perjudicial para tu cuerpo como fumar? y ¿que en promedio trabajas en la misma posición 1800 horas por año?

Todo ese tiempo que pasas en la oficina se puede convertir en tu peor enemigo (perdiendo todo el efecto que lograste entrenando)… o en tu mejor amigo, si aprovechas el espacio y el tiempo para ejercitarte mientras trabajas. ¡Podrás doblar tu quema de grasa!

Antes de que vayas corriendo a convertir tu puesto de trabajo en un gimnasio, lee los 10 consejos que tengo para ti:

Toma descansos cada hora

Tomar descansos cortos te ayuda a mejorar la concentración, estar saludable y  maximizar tu rendimiento, porque largas jornadas de trabajo pueden ser duras para tu cuerpo.

Elige descansos cortos de 10 minutos cada hora para asegurarte que mantienes la concentración. Así evitarás sentirte mental después del trabajo.

Ve a dar un rápido paseo a cualquier lugar, ya sea el baño más alejado, la copiadora, el enfriador de agua o el escritorio de un colega. Sólo muévete.

Lograrás hacer más actividades durante el día y tendrás más energía cuando no estés detrás del escritorio.

 

Elije la forma activa

A veces, la forma difícil es la más saludable, por ejemplo:

  • A menos que trabajes en la parte superior de un edificio de 40 pisos, considera los ascensores y escaleras eléctricas como tus enemigos.
  • No siempre es práctico, pero en lugar de hacer llamadas o enviar correos, intenta visitar a tus colegas en persona de vez en cuando.
  • Cuando sea posible, camina, corre, o ve en bicicleta al trabajo. Si vives demasiado lejos, trata de estacionar lejos de tu destino y caminar parte del camino, o bajarte del tren / metro / autobús varias paradas antes.
  • ¿Por qué tener una reunión sentada si se puede tener caminando? No sólo es bueno para el fitness, ¡sino que ayuda a controlar el estrés y potencia tu creatividad!

Programa sesiones de entrenamiento en tu escritorio

El sitio web La Biogía recomienda realizar la siguiente rutina mientras estás en tu oficina 

  1. Sentada, cruza las piernas y pon los pies sobre la silla. Luego, coloca las manos en los apoya brazos, contrae el abdomen y elévate unos centímetros por encima del asiento, usando los músculos del vientre y las manos. Mantén la posición durante 10 – 20 segundos y descansa 30 segundos. Repite el ejercicio cinco veces.2. Apoya los glúteos en el borde del escritorio y ubica tus manos a cada lado del cuerpo, con las palmas apoyadas. Mantén los pies juntos, dobla los codos y deslízate hacia abajo hasta que tus brazos formen un ángulo 90 grados. Repite estas sentadillas 20 veces.3. Ponte de pie y, con los brazos rectos, apoya las palmas sobre la mesa, con los dedos apuntando hacia ti. Baja el cuerpo lentamente hasta sentir el estiramiento y mantén la posición durante 15 segundos.4. Extiende una pierna recta por delante de ti y déjala en el aire durante dos segundos. Levántala tan alto como puedas y aguanta otros dos segundos. Repite el ejercicio 15 veces con cada pierna.5. Siéntate y levanta los brazos. Luego, coloca la mano izquierda sobre la mesa, toma la parte de atrás de la silla con la mano derecha y gira a la derecha. Mantén la posición durante 10 segundos. Luego, repite el giro hacia el otro lado.

Meta de 10 mil pasos

Según científicos, 10.000 pasos al día es una cantidad ideal para mantenerte sana. Así que convierte ese en tu objetivo diario.

Dale la bienvenida a los tés herbales

Olvídate de las pausas de café con tus amigos y colegas. Coge tu taza favorita y comienza a probar los tés de hierbas: prueba el de frutos rojos, verbena, o menta, por ejemplo.

El Té IM Oolong también es delicioso, naturalmente energizante y además perfecto para incluir en una dieta para bajar de peso ¡Te recomiendo que lo pruebes!

Nunca olvides el agua

Consigue una botella de agua reutilizable y mantenla en tu escritorio. Bebe al menos una botella llena antes del almuerzo, y una completa antes de irte a casa al final del día. El agua potable te mantendrá más llena y menos tentada de merendar con calorías vacías.

Come comidas pequeñas más a menudo

El hambre es tu peor enemigo cuando intentas mantenerte saludable en el trabajo. Te hace perder el foco y puede llevarte a comer en exceso. Cuando estás en la oficina, la comida chatarra está a menudo fácilmente disponible y puede ayudar a una pérdida de energía y en general al declive de tu salud, así que, en lugar de comprar bocadillos que están cargados con azúcar de la máquina expendedora, mantén a mano una fruta o una reserva de frutos secos para cuando ataque el hambre y procura comer pequeñas meriendas entre las comidas principales, más o menos cada tres horas.

Te puede interesar: Comer más y bajar de peso sí es posible, ¡deja de aguantar hambre y descubre cómo lograrlo!

¿Tienes otros consejos para contrarrestar los efectos de estar tanto tiempo sentada? Déjame tu comentario.

Si quieres más consejos como este sígueme en mi canal de YouTube Quemando y Gozando 

¡Y no olvides compartir este artículo!

 

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *