, , , ,

¿Crees que los lácteos son la única fuente de calcio? No te dejes engañar

Siempre nos han dicho que necesitamos tomar leche para suplir el calcio necesario. Primero, cuando estábamos pequeñas nos vendían la idea que debíamos consumirla para crecer sanas y fuertes y ahora adultas nos dicen que tomarla es necesario para evitar la osteoporosis. Crecimos creyendo que la leche era el único alimento que podía proveernos de este mineral.

Pues adivina, no es cierto… Pero antes de continuar explicándote por qué, quiero explicarte qué es el calcio

El calcio es un mineral indispensable para nuestro cuerpo, pues éste construye huesos y dientes sanos y asegura que tus músculos, células y nervios funcionen correctamente.

Los adultos necesitan alrededor de 1.000 miligramos al día, o como nos decían antes, un poco más de tres vasos de leche.  Pues tranquila, haciendo a un lado los productos lácteos tus huesos no se van a desintegrar, hay muchos alimentos no lácteos ricos en contenido de calcio, y hoy te voy a contar, con la ayuda de Health, sobre algunos de ellos.

Si quieres saberlos, no te vayas.

Col verde

Contenido de calcio: 268 miligramos por 1 taza cocinada (el contenido de calcio de un vaso de leche entera es 300 miligramos)

Además de ofrecerte más de un cuarto de tus necesidades diarias de calcio, este vegetal también está cargado con casi tres días de vitamina A, un nutriente que ayuda a mantener los ojos nítidos a medida que envejeces.

Aunque las coles verdes se cocinan tradicionalmente con mantequilla, acompañadas por las carnes de engorde como el tocino, hay opciones más saludables cuando quieres perder peso. Éstas saben deliciosas salteadas con aceite de oliva y ajo.

Brócoli

Contenido de calcio: 86 miligramos en 2 tazas crudo

Aunque no lo creas, además de calcio, este vegetal crucífero contiene casi el doble de vitamina C que una naranja.

La investigación también muestra que la alimentación alta en verduras crucíferas como el brócoli puede estar vinculada a un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de colon y de vejiga.

Grelos (bróccoli rabe)

Contenido de calcio: 100 miligramos en una porción de 2/3 de taza

El grelo es el primo un poco más amargo del brócoli. Proporciona más de la mitad de tu valor diario de vitamina C, que estimula el sistema inmune y cerca de 3 gramos de proteína que rellena el vientre y nos hace sentir satisfechas. También es una gran fuente de vitamina A.

Col rizada

Contenido de calcio: 101 miligramos en 1 taza cruda, picada.

Este superalimento lo tiene todo: contiene tan sólo 30 calorías por porción, proporciona un día de vitamina C, y el doble de la ingesta diaria recomendada de vitamina A, sin mencionar 101 miligramos de calcio por porción.

También proporciona una dosis fuerte de vitamina K, un nutriente que ayuda a coagular la sangre.

Edamame

Contenido de calcio: 98 miligramos en 1 taza cocida

El edamame se ha comido en China y Japón durante miles de años, y no es de extrañar: es una potencia nutricional.

El edamame (que son los frijoles de soya inmaduros en su vaina) es uno de los pocos alimentos no animales que son una proteína completa, lo que significa que contiene los nueve aminoácidos esenciales. También contiene 8 gramos de fibra por porción.

Te puede interesar: 10 súpercomidas que te ayudan perder peso

Bok Choy

Contenido de calcio: 74 miligramos por 1 taza rallado

Una taza de bok choy, también conocido como repollo chino, te da tan sólo 9 calorías. Además, es una gran fuente de vitamina A, vitamina C y potasio. El bok choy se cocina rápido, lo que es perfecto para salteados, y está disponible durante todo el año.

Higos

Contenido de calcio: 121 miligramos por 1/2 taza secos

Dale un mordisco a un higo seco, y pensarás que te estás comiendo un postre súper dulce y delicioso, cuando de hecho te estás comiendo una fruta llena de fibra y potasio.

Los higos también te suministran magnesio, un nutriente que el cuerpo usa en más de 300 reacciones biomecánicas, como mantener la función muscular, mantener constante el ritmo cardiaco y fortalecer los huesos.

bigstock-144720284

 

Frijoles blancos

Contenido de calcio: 63 miligramos en 1/2 taza cocidos

Estos frijoles son ricos en fibra, proteínas y hierro, y también son una de las mejores fuentes nutricionales de potasio. Además, contienen almidón resistente, un carbohidrato sano que estimula el metabolismo.

Okra o quimbombó

Contenido de calcio: 82 miligramos en 1 taza

Este vegetal, tiene muchos nombres, otros son abelmosco o gombo, pero también contiene muchos nutrientes como fibra insoluble, que lucha contra el estreñimiento, así como vitamina B6 y folato.

Asada al horno, salteada o a la parrilla son las formas más sabrosas y saludables de preparar este vegetal.

Tofu

Contenido de calcio: 434 miligramos por media taza

Tal vez conozcas el tofu como una fuente vegetariana de proteínas, pues resulta que también es una gran fuente de calcio. El tofu además es increíblemente versátil, toma el sabor de cualquier cosa que estés cocinando con él.

Almendras

Contenido de calcio: 75 miligramos por onza (alrededor de 23 almendras enteras)

Las almendras, que están entre los mejores frutos secos para tu salud, contienen alrededor del 12% de proteína diaria necesaria, y son ricas en vitamina E y potasio.

Y aunque contienen grasa, es del buen tipo de grasa que ayuda a bajar tus niveles de colesterol malo, siempre y cuando se disfruten con moderación.

Como ves hay cantidad y variedad de dónde escoger, así que no te preocupes si has decidido dejar la leche a un lado.

Si quieres conocer unas increíbles recetas para incorporar estos ingredientes a tu alimentación, te súper recomiendo que adquieras mi E-book Ponte En Forma Cocinando Con Ingrid Macher, que contiene más de 120 deliciosas recetas para comer saludable y delicioso siempre, sin necesidad de grandes esfuerzos en la cocina ¡qué esperas!

Cuéntame cual de estos alimentos has probado y comparte con tus amigas.

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.