, , , , ,

Esto puede estar acabando con tu sueño… y tu belleza

Bella, durante la noche:

  • Fabricamos músculo
  • Producimos colágeno
  • Nos curamos de las enfermedades
  • Se regeneran nuestras células
  • Liberamos las toxinas
  • Dejamos respirar nuestra piel

Pero hay varios errores que probablemente estás cometiendo, y que no permiten que tu cuerpo cumpla estas importantes funciones mientras descansas. Por eso, aunque te alimentes sanamente, derrotes los antojos, te ejercites, etc. muchas veces no ves resultados en tu cuerpo.

A continuación, te contaré de algunos hábitos que puedes estar teniendo y que afectan tu cuerpo y tu salud sin darte cuenta ¡y que tienes que detener inmediatamente!

Comer de más

Bella, sé que a veces es muy difícil controlar las porciones que comes, más cuando tenemos cenas fuera de la casa. Te permites un postre delicioso, no puedes decir que no al plato que cocinó tu mejor amiga o al que te pidió tu pareja especialmente. Pero, quiero que sepas que comer grandes cantidades de comida, poco antes de ir a la cama puede causarte varios problemas que afectan también tu figura.

Según Livestrong, ingerir una comida pesada o una merienda grande y nada saludable, puede afectar tu sueño, tu peso y tus niveles de azúcar en la sangre… pero sé que quieres saber más, así que miremos con más detalle:

  • Sueño interrumpido: una comida pesada o algunos bocadillos grasos justo antes de acostarte pueden causar malestar e indigestión. Esto a su vez puede afectar tu sueño, haciendo que te despiertes varias veces durante la noche. Además, si comes mucho antes de acostarte, lo más probable es que tiendas también a beber muchos líquidos. Una vejiga llena también puede despertarte por la noche. Para evitar el sueño interrumpido, no comas en las 3 horas previas a acostarte. 
  • Acidez: si comes de más o ingieres alimentos ácidos, condimentados, o procesados poco antes de acostarte, puedes desarrollar acidez estomacal, también llamada reflujo ácido. Los síntomas incluyen una sensación de ardor en el pecho y un sabor amargo en la parte posterior de la garganta. 

Apártate del chocolate, las frutas cítricas, los alimentos grasos y picantes en la noche.  No te recuestes justo después de comer pues harás que tus ácidos gástricos suban y causen  molestias.

  • Azúcar en la sangre: comer demasiado en la noche, especialmente una comida llena de carbohidratos, no solo puede exceder tu asignación de calorías para el día, sino que también  puede causarte una elevación del azúcar en la sangre en la mañana siguiente.
  • Aumento de peso: si comes platos grandes en la noche, como tu cuerpo no estará en movimiento para quemar todas las calorías que ingeriste , estas se acumularán haciendo que aumentes unas cuantas libras. 

Ojo: si consumes un adicional de 500 calorías cada día sobre lo que necesitas para mantener tu peso actual, puedes ganar una libra por semana, o más de 50 libras en un año.

Así que, si deseas comer una merienda pequeña o moderada por la noche, elige alimentos saludables y bajos en calorías.

Fat woman isolated over white

Irte a la cama con el estómago vacío

Todos los extremos son malos, por eso al igual que comer demasiado, no alimentarte en la noche afecta el funcionamiento normal de tu cuerpo

Se ha demostrado que los dolores por el hambre mantienen a tu cerebro mentalmente alerta, por lo que puede ser más difícil que obtengas una noche completa de descanso si ésta golpea durante la noche.

Además, mientras más te despiertas en la noche más hambre te da. El insomnio puede reducir significativamente el metabolismo y aumentar los niveles de la hormona grelina, lo que crece el apetito y por lo tanto puede llevar al aumento de peso.

Eso no es todo, la privación de sueño reduce el gasto de energía, y puede aumentar el riesgo de algunas formas de cáncer, así como de diabetes.

  • Menos músculo

Ir a la cama con hambre no solo significa menos sueño, sino que también podría ser una mala idea si estás tratando de construir músculo.  Los estudios sugieren que dormir con el estómago vacío puede ralentizar la velocidad con la que el cuerpo convierte la proteína en músculo. Al estar privado de nutrientes durante largo tiempo, tu cuerpo puede comenzar a descomponer el músculo para obtener energía (también llamado estado catabólico).

Para evitar los dolores de hambre por la noche, no te saltes ninguna de las comidas del día, ya que esto puede disminuir el metabolismo. Está científicamente comprobado que comer pequeñas comidas a lo largo del día, causa que tu cuerpo obtenga la energía de las reservas de grasa durante la noche.

Ingerir comida azucarada

Comer chocolate, galletas, postres o cualquier alimento dulce antes de dormirte causa que tus niveles de azúcar aumenten y a esa hora tu organismo no tiene el tiempo suficiente para transformarlos en energía, causando a largo plazo acumulación de grasa y problemas como la diabetes.

Además, el aumento en los niveles de estos podrían hacer que tus niveles de energía aumenten y se desplomen en poco tiempo, interrumpiendo tu sueño en el proceso.

Si te cuesta mucho mantener esos antojos a raya, te recomiendo que veas mi video Cómo Calmar La Ansiedad Por Comer Azúcar.

Ingerir comida picante

Los alimentos picantes antes de acostarte pueden provocarte indigestión, que hace casi imposible una buena noche de sueño. Incluso si puedes tolerarlos sin ninguna molestia, estos normalmente pueden dejarte más tiempo despierta durante la noche y hacer que te demores más para quedarte dormida.

Se especula que esto puede ser debido a la capsaicina, un ingrediente activo en los chiles, que afecta el sueño mediante cambios en la temperatura corporal.

Ingerir comida grasosa

De acuerdo a Mercola, cuando no duermes lo suficiente en una noche, es más probable que al día siguiente anheles alimentos ricos en grasa y alto contenido de azúcar. Pero de manera inversa, comer una dieta alta en grasas en la noche también tiene impactos en tu sueño, incluyendo tener un sueño más fragmentado.

De hecho, un estudio en animales reveló que comer alimentos grasos puede conducir a un sueño interrumpido y una somnolencia diurna excesiva.

Para terminar, no olvides que una buena noche de sueño, de entre 7 y 8 horas, es fundamental para obtener los mejores resultados en tu plan de pérdida de peso, ¡así que dile adiós a cometer estos errores nocturnos!

!Una ayudita!, si en la noche te es difícil evitar la tentación de los bocadillos peligrosos, te invito a que sigas este enlace, ahí podrás descargar completamente Gratis mi libro La Cura para la Ansiedad, en el que aprenderás a controlar la ansiedad por comer.

Espero que hayas encontrado útil este artículo, cuéntame cuál otro error cometes antes de dormir ¡Hasta la próxima!

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.