, , , ,

Vas a quedar fascinada con todos los beneficios que te ofrece esta curiosa planta

La naturaleza es sabia, y por eso todo lo que sale de ella tiene los mejores beneficios para nosotros. Lo sé, a veces sin darte cuenta te pierdes de vitaminas, minerales y hasta súper alimentos especiales para tu salud por desconocimiento. Para que no te sigas perdiendo de tantos ingredientes saludables,  yo quiero compartir contigo todo lo que sé…

A mí en lo personal me encanta siempre investigar cosas nuevas, para poder contar con varios y diferentes colores, sabores y texturas llenas de beneficios en mi plan alimenticio. Así no solo recibo lo mejor yo, también lo hace mi familia.

Por eso hoy te voy a hablar de una planta curiosa, deliciosa y súper beneficiosa para tu cuerpo: el amaranto.

Puede que te estés preguntando qué es, pero adivina, esa pregunta tiene múltiples respuestas. Diversas variedades de amaranto son consideradas maleza en gran parte del mundo, sin embargo, hay otras que se cultivan como verduras de hoja y como tipos de cereal de grano, por sus aceites esenciales valiosos.

Por otro lado, las semillas de la planta de amaranto han sido valoradas durante miles de años, particularmente por las culturas indígenas de Centroamérica y México. Las culturas antiguas dependían de éstas como alimento básico en su alimentación, debido a su alta concentración de proteínas, minerales y vitaminas.

Esta, a pesar de ser tan pequeña, tiene aproximadamente el mismo rendimiento que muchos granos de uso común como el arroz, y un valor nutricional similar al de la quínoa, es por esto que es considerado un súper alimento.

Tanto las hojas como las semillas de amaranto son valiosas para nuestra salud. Puedes consumirlo como un vegetal de hoja, un cereal de grano, o como harina, todo depende de qué beneficios estés buscando. La raíz misma también se consume como un vegetal de raíz y tiene una rica mezcla de minerales y nutrientes.

¿Tienes curiosidad cierto? por eso te voy a explicar con la ayuda de Organic Facts todos sus beneficios:

Un alto contenido de proteína: este es definitivamente el aspecto más conocido del amaranto, que lo convierte en una valiosa fuente de alimento para tantas culturas. Una alta concentración de proteína significa que el cuerpo puede romper esas proteínas vegetales y transformarlas para su uso.

Como bien sabemos, la proteína es esencial para el crecimiento y la creación de nuevas células y tejidos en tu cuerpo, así como para tener la energía necesaria durante el día. El amaranto contiene una concentración de proteína más alta que casi cualquier otro grano en el mercado. Increíblemente, incluso sus hojas contienen proteínas beneficiosas.

Te ayuda en la pérdida de peso: quiero que sepas que ingerir una buena cantidad de proteínas diariamente, te ayudará a suprimir los antojos y a controlar el hambre. Pues los granos y las hojas de esta planta tienen una alta cantidad de proteínas y puede ayudarte a seguir fiel a tu plan saludable.

Además, la fibra dietética también contenida en el amaranto, es voluminosa en el estómago y reduce el apetito, haciendo menor tu probabilidad de caer en la tentación

Libre de gluten:  uno de los aspectos más importantes de este grano es que, como la quínoa, no contiene gluten. Cuando es molido, la harina toma generalmente un tono de marfil pálido, aunque los “brotes” rojos se pueden moler también para un grano rojo-teñido que es muy saludable.

Si fuiste recetada como celiaca, el amaranto puede ser una muy buena opción de grano para ti.

Artículo relacionado: Come menos gluten, sé más feliz

Actividad antioxidante y antiinflamatorio: la mayoría de la gente conoce el amaranto solo por a su alto contenido de proteínas, pero una investigación reciente revela que contiene un péptido, que puede reducir Inflamación en el cuerpo e incluso prevenir la actividad de los radicales libres, los cuales pueden causar que las células sanas muten en células cancerosas. Esta molécula anti-inflamatoria también puede ayudar a aliviar las condiciones como la artritis, la gota y otros problemas relacionados con la inflamación.

Te ayuda al desarrollo de los huesos: las hojas de amaranto contienen una amplia gama de minerales, incluyendo una gran concentración de calcio. Hay muy pocos vegetales de hoja que contienen estos niveles de calcio, por eso el amaranto es un superalimento para aumentar la fuerza del hueso y prevenir la osteoporosis. El calcio es un mineral crucial para prevenir la desmineralización de los huesos, extendiendo tu “vida activa” hasta tu vejez.

Bueno para la digestión: si sufres de estreñimiento, el amaranto puede ser tu solución. Comer amaranto te ofrece una serie de beneficios gastrointestinales, incluyendo su alto contenido de fibra, lo que resulta en la digestión suave de los alimentos y facilita una absorción eficiente de los minerales.

El amaranto también es una gran fuente de lisina, un aminoácido importante con un contenido proteico comparable al de la leche pero más fácil de digerir. Para apoyar este aspecto contiene proteínas primarias llamadas albúmina y globulinas, que son solubles y digeribles.

Da salud cardiovascular: la fibra dietética que te mencionaba anteriormente también te ayuda a equilibrar el colesterol en el cuerpo al eliminar el colesterol “malo” del sistema cardiovascular. Además, el amaranto contiene una gran cantidad de vitamina K, que es un refuerzo bien conocido para la salud de tu corazón.

Por último, el contenido de potasio en esta planta te ayuda a disminuir la presión arterial mediante la dilatación de los vasos sanguíneos y a reducir la presión sobre el sistema cardiovascular, por lo tanto, te reduce las posibilidades de desarrollar aterosclerosis. El alto contenido de fitoesteroles que se encuentran en el amaranto también contribuye a la reducción del colesterol “malo”.

Protege tu cabello: si deseas proteger la integridad y la apariencia de tu cabello, el amaranto contiene un aminoácido raro llamado lisina que el cuerpo no puede producir naturalmente. Esto aumenta tu eficiencia de absorción de calcio y te ayuda prevenir la caída del cabello, y a fortalecer los folículos. Incluso puedes tomar el jugo de las hojas y aplicarlo en tu cabello después del champú para fortalecerlo aún más y evitar la pérdida.

Las venas varicosas: aunque esta condición no afecta a todo el mundo, las venas varicosas pueden ser feas y vergonzosas a medida que envejecemos. El amaranto contiene “rutina”, que se ha conectado directamente con la eliminación de las venas varicosas mediante el fortalecimiento de las paredes capilares. Otro factor que te ayuda a su prevención es su alta concentración de vitamina C, un componente integral en la producción de colágeno, que también ayuda a reparar y fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos.

Cómo comerlo

El amaranto puede comerse de muchas formas. Este se cocina igual que el arroz o la pasta: hierves mucha agua (seis tazas de agua por una taza de amaranto), mides el grano, cocinas y revuelves durante 15 a 20 minutos, escurres, aclaras y a disfrutar.

Si tenemos en cuenta que el amaranto es más alto en minerales, como calcio, hierro, fósforo y carotenoides, que la mayoría de los vegetales y además que su contenido de proteínas es verdaderamente notable (una taza contiene 28,1 gramos de proteína en comparación con los 26,3 gramos en la avena y los 13,1 gramos en el arroz) el amaranto es un alimento que no te puede faltar.

Una taza de amaranto crudo contiene 15 miligramos de hierro, mientras que el arroz blanco contiene sólo 1,5 miligramos. Este también contiene 18 miligramos de fibra; En comparación, el arroz blanco que contiene 2,4 gramos.

Así que no dudes en utilizarlo como variante de la avena o el arroz en tus comidas, espolvorearlo en tus postres y batidos, o utilizarlo como harina en tus productos horneados, ¡Vas a amar los resultados!

Cuéntame si lo haz probado y cuál fue tu experiencia.

Si quieres conocer algunas formas de usar esta beneficiosa planta en tu alimentación da clic a 120recetas.com

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.