in ,

No dejes que tu cuerpo se convierta en una fábrica de pesticidas

Hoy te quiero contar algo increíble, cuando me enteré quedé impactada y quiero compartirte esta información contigo.

Estamos ante una grave amenaza debido a que  se han estado allterando los cultivos de maíz, por lo que este alimento se ha estado modificando y se ha convertido en lo que se llama transgénico. Los trangénicos son los alimentos a los que se les introducen genes de otras plantas o animales para que crezcan más o se vuelvan inmunes a algunos insectos, como es el caso del maíz BT

 Este cultivo representa el 65% del maíz de Estados Unidos entonces no solo representará millones de dólares en pérdidas sino que también podría afectarnos a nosotros.

¿Cómo así?, seguramente te estarás preguntando. Resulta que el maíz BT, fue diseñado para eliminar las larvas de los escarabajos pero ahora, una nueva generación de larvas está comiéndose las raíces de este así que la investigación no tuvo éxito.

El maíz BT tiene su nombre ya que contienen un gen copiado de una bacteria que elimina insectos, ésta se llama Bacillus thuringiensis o BT.

Según un reporte de la NPR, varios científicos advirtieron a los plantadores que este ‘experimento’ no serviría de nada ya que los insectos tenían una alta resistencia, sin embargo estos hicieron caso omiso. Y los resultados fueron una nueva variedad de gusanos más resistentes, por lo tanto las entidades encargadas deben crear un plan correctivo para evitar la propagación de estos insectos.

Y es que los cultivos transgénicos son muy peligrosos no solo porque pueden causar enfermedades a las plantas y animales sino porque también afectan gravemente nuestra salud. Te contaré cómo.

En un principio, los responsables del ‘experimento’ aseguraron que el maíz BT solo dañaría a los insectos y que la toxina BT se destruiría  totalmente en nuestro cuerpo y que no tendría ningún impacto para nosotros pero… estaban equivocados.

¿Y nosotros qué?

Doctores de la Universidad de Sherbrooke en Quebec, encontraron que las toxinas ya se encuentran en el cuerpo de muchísimas personas.

Ellos encontraron la toxina BT en la sangre de mujeres embarazadas, del total de las mujeres que analizaron, el 93%  de ellas la tenía en su cuerpo. Además encontraron la toxina en el 80% de la sangre del cordón umbilical de sus bebés.

Lo doctores comentaron que estas mujeres pudieron consumir la toxina a través de alimentos y bebidas procesadas con jarabe de maíz de alta fructosa. También pudieron haberlas ingerido por consumir carne de animales que fueron alimentados con maíz BT.

Y todo ese descubrimiento es aterrador porque ellos aseguraron que existe la posibilidad de que si consumimos el maíz BT, nuestro intestino se podría convertir en una fábrica viviente de pesticidas. ¡Qué preocupación!

Si esto es correcto, habría que pensar en la posibilidad de que esta toxina pueda dañar nuestro cuerpo al igual que daña el de los insectos. Es que no te he contado, la toxina rompe el estómago de los insectos y causa su muerte.

Aunque la industria de la biotecnología mundial, asegura que la toxina BT no interactúa con las paredes intestinales de los mamíferos; hay otras investigaciones sugieren que sí puede hacerlo en animales como ratones y monos.

 

Los científicos creen que si estas toxinas pueden mezclarse con nuestras paredes intestinales y pueden colonizar las bacterias de nuestro intestino, podríamos sufrir de problemas gastrointestinales, enfermedades autoinmunes, alergias alimenticias y trastornos del aprendizaje.

Corn In A Laboratory For Quality Controll

Y no solamente esto, en una investigación que financió el gobierno italiano se demostró que los ratones analizados aumentaron la cantidad de anticuerpos de su cuerpo, de células T y un aumento en las citoquinas (que es esto?).

Nuestros cultivos

La toxina BT ha sido utilizada por los agricultores durante muchos años pero espera porque hay una diferencia, no es lo mismo rociarla sobre las plantas, porque aquí se degrada con el sol y desaparece cuando los alimentos son lavados cuidadosamente, a alterar genéticamente a una planta para que la produzca en su interior.

Cuando los cultivos son modificados genéticamente tienen integrado el gen de la toxina, así que no hay sol ni agua que pueda hacerla desaparecer, lo mejor es no consumirla.

¿Qué estamos comiendo?

Los alimentos transgénicos no son buenos, la medicina y la ciencia lo saben, así que debemos saberlo nosotros también.

En estudios realizados se ha podido comprobar que los alimentos transgénicos afectan a los animales y les han causado problemas inmunes, envejecimiento prematuro, problemas gastrointestinales e infertilidad.

¡No consumamos alimentos transgénicos! Es necesario evitarlos porque no sabemos cómo podrían afectar nuestra salud ni a qué plazo podría hacerlo.

Si no sabes cuáles alimentos son transgénicos, te recomiendo que compres alimentos con certificación orgánica, alimentos que sepas de dónde vienen porque estos no pueden producirse en ambientes con pesticidas ni fertilizantes artificiales.

¡Y no te dejes engañar! Debes evitar otros  alimentos transgénicos que existen actualmente en el mercado; la soya, el azúcar de remolacha, la papaya hawái, la semilla de algodón, algunas variedades de calabacitas, la canola y la calabaza crooneck son algunos de ellos.

Y si consumes carne animal de res y cerdo (qué no deberías porque es malísima para bajar de peso, aquí te contaré), tienes que asegurarte de que no hayan sido alimentados con alimentos transgénicos porque serán promotores del crecimiento de esta toxina y llegará a ti.

Si quieres saber más te recomiendo ver la  Guía de Compras Productos No Transgénicos, creada por el  Institute for Responsible Technology y sigas conociendo más de este tema.

Cuéntame ¿qué piensas de este tema? y como siempre te digo que comparte esta información ahora mismo, con tus amigas y familiares ya que muy importante que todos conozcamos este tema

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

Aprende a preparar este poderoso jugo verde para desintoxicar tu hígado y adelgazar

Haz esto y pierde peso desde tu oficina