in , , , , ,

Aprovecha esta increíble técnica para combatir los impulsos de comer chatarra!

A todas se nos antoja de cuando en cuando un delicioso postre, un helado o tal vez una barra de chocolate entera. Estos antojos pueden ser algo difíciles de controlar, sobre todo cuando llevas una dieta poco saludable, compuesta de carbohidratos simples, azúcar y grasas trans y saturadas, porque, como bien sabemos, entre más comes ¡más quieres y más engordas!

Pero a veces, aunque no lo creas, las situaciones complicadas a las que te enfrentas a diario te pueden llevar a que acumules tanto estrés y ansiedad que la comida chatarra se convierta en el único escape.

Cada vez son más las personas que desarrollan trastornos alimenticios como el comer compulsivamente o comer guiados por las emociones, entre muchos otros. Por eso hoy quiero hablarte de una técnica que se ha popularizado mucho como forma de lidiar con los impulsos por recurrir a la comida chatarra para reconfortarnos, que pueden no solo hacernos ganar peso sino perjudicar nuestra salud.

Esta técnica es conocida como “mindful eating” o comer consciente.

Según el Centro para el comer consciente, el comer consciente se define como el proceso por el cual tomas conciencia de las opciones positivas que existen para alimentarte a través de la elección de comidas satisfactorias para ti y nutritivas para tu cuerpo. Reconociendo a la vez los síntomas que estos alimentos producen en ti, ya sean placenteros o no. A la vez se trata de tomar conciencia de las señales físicas de hambre, saciedad y exceso, para así regular los momentos de alimentación diarios y así cambiar nuestra relación con la comida.

En otras palabras, el comer consciente es una práctica que desarrolla tu conciencia de tus hábitos alimenticios y te permite hacer una pausa entre tus disparadores y tus acciones.

A través de esta práctica puedes lograr:

  • Conocimiento de tus señales físicas y emocionales
  • Conocimiento de tus factores desencadenantes del hambre para comer
  • Conciencia sobre cómo comprar, preparar y comer tu comida
  • Elección de alimentos que te dan tanto disfrute como nutrición
  • Aprender a satisfacer tus necesidades emocionales de maneras distintas a comer

Entonces ¿qué debes hacer? En este estudio se sugieren los siguientes consejos:

Como la mayoría de nosotros, probablemente has comido algo en las últimas horas y, al igual que muchos, puede que no sea capaz de recordar todo lo que comiste, y mucho menos la sensación que te provocó comerlo.

Debido a que este mundo moderno nos ofrece tantas distracciones, cuando no estamos trabajando, estamos conduciendo, leyendo, viendo la televisión, o jugando con un dispositivo electrónico, total que, por lo general, no estamos plenamente conscientes de lo que estamos comiendo.

Realmente prestando atención a los alimentos que comes, puedes disfrutar de alimentos como una hamburguesa con queso y papas fritas con menos frecuencia.

bigstock-151849787

En esencia, comer conscientemente significa estar completamente atento a tu alimento mientras lo compras, lo preparas, lo sirves y lo consumes.

En el libro “Savor: Mindful Eating, Mindful Life”, la doctora Lillian Cheung y su co-autor, el líder espiritual budista Thich Nhat Hanh, sugieren varias prácticas que pueden ayudarte a lograr esto, incluyendo las que se te mencionaré a continuación.

1. Comienza con tu lista de compras. Considera el valor saludable de cada artículo que agregues a tu lista y adhiérete estrictamente a ella para evitar compras por impulso cuando estás de compras. Llena la mayor parte de tu carro en la sección de frutas y verduras y evita los pasillos centrales, que están llenos de alimentos procesados, así como las papas fritas y dulces cerca de las cajas registradoras de salida. Están ahí por una razón: para lograr que te antojes.

2. Ve a la mesa con apetito, pero no cuando tengas demasiada hambre. Si te saltas las comidas, puedes volverte tan ansioso de echarle algo a tu estómago que tu primera prioridad será llenar el vacío en lugar de disfrutar la comida.

3. Comienza con una pequeña porción. Puede ser útil limitar el tamaño de tu plato a nueve pulgadas o menos.

4. Aprecia tu comida. Haz una pausa por un minuto o dos antes de empezar a comer para contemplar todo y todos los involucrados para llevar la comida a tu mesa. Silenciosamente expresa tu gratitud por la oportunidad de disfrutar de la comida deliciosa y la compañía que estás disfrutando con ella.

5. Lleva todos tus sentidos a la comida. Cuando estés cocinando, sirviendo y comiendo tu comida, debes estar atento al color, la textura, el aroma, e incluso los sonidos que hacen los diferentes alimentos mientras los preparas. Mientras masticas tu comida, trata de identificar todos los ingredientes, especialmente condimentos.

6. Toma pequeños bocados. Es más fácil probar la comida completamente cuando la boca no está llena. Ponga tus cubiertos en el plato entre bocado y bocado.

7. Mastica bien. Mastica bien hasta que puedas probar la esencia de la comida. (Puede que tengas que masticar cada bocado de 20 a 40 veces, dependiendo de la comida.)  Tal vez te sorprendan todos los sabores que se liberan.

8. Come despacio. Si sigues los consejos anteriores, no se echará a perder tu comida. Dedica por lo menos cinco minutos a comer conscientemente antes de charlar con tus compañeros de mesa.

Por último, si quieres una ayudita extra para controlar tus impulsos te recomiendo mi suplemento IM Craving and Impulse Control, formulado para controlar los antojos, adelgazar, llenarnos de energía y mejorar la salud cerebral. Además, mejora nuestra claridad mental, lo que nos permite tomar mejores decisiones a la hora de comer. ¡Puedes adquirirlo dando clic aquí!

¿Qué opinas de este método, crees que puede funcionar? Comparte conmigo todas tus experiencias y dudas.

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.

¡Los abdominales no queman grasas!

Descubre cuál es el veneno blanco y la razón por la que te engorda