, , , , , , , ,

Este veneno en tu cocina te engorda y perjudica tu salud

¿Cuántas veces escuchamos de nuestros padres la siguiente frase?

Si te portas bien te doy un dulce, una chupeta o un chocolate.

A lo mejor si ya eres mamá haz hecho lo mismo con tus hijos… utilizas como premio al buen comportamiento, un pedazo de pastel como recompensa.

Quizás en las mañanas te levantas y preparas un desayuno para ti y tu familia, alto en calorías y grasa, comes panquecas, tocineta, sirope y jugos procesados.

¿Te sientes identificada?

¿Estas consciente del tipo de alimentos que le estás dando a tus hijos?

Bueno te cuento que cuando comes un desayuno alto en azucares, aumenta el nivel de glucosa en la sangre, creas resistencia a la insulina y tu cuerpo termina procesando la glucosa que no necesita y la convierte en grasa…

Cuanto esto pasa, lo más probable es que vayas a sentir antojos durante todo el día… y lo que es aún peor, es que esa ansiedad será en su mayoría por ganas de comer azúcar recuerda que es adictiva.

Modificar estos hábitos no saludables, no es fácil pero tampoco es imposible…

De hecho, de la necesidad de reducir el consumo de azúcar, muchas compañías han optado por sustituirlo, en su lugar están utilizando endulzantes como el aspartame o la estevia.

Pero el paquetito de edulcorante que utilizas para endulzar tus bebidas podría no ser lo mejor para perder peso, e incluso existe la posibilidad de que cause un trastorno neuronal que te haga tener más apetito e insomnio.

Durante años se han venido utilizando este tipo de sustitutos del azúcar, sin embargo, estos endulzantes artificiales tiene su lado amargo.

Algunos estudios han confirmado que los edulcorantes consumidos a largo plazo y en forma excesiva podrían causar enfermedades como cáncer, depresión, problemas en el sistema urinario y sobrepeso.

La ingesta de edulcorantes también podría alterar el metabolismo del organismo y la capacidad de regular la ingesta.

Así, terminas consumiendo más alimentos que son difíciles de procesar por el organismo, causando un aumento de peso.

Los endulzantes artificiales también pueden producir resistencia a la insulina lo que se traduce en problemas en el organismo para eliminar la grasa, por lo tanto, es una gran mentira que sean más saludables.

Otros tres estudios hallaron que incluso un refresco de dieta puede incrementar entre un 34 y 44 por ciento la probabilidad de desarrollar el síndrome metabólico, el cual causa diabetes y las enfermedades cardíacas.

¿La solución? Toma bebidas naturales bajas en calorías, como té, agua con limón o incluso con una rodaja de pepino o de fresa. Es más fácil de lo que crees acostumbrarte a esta nueva forma de tomar bebidas refrescantes y sin azúcar.

Otra de las opciones para sustituir el azúcar por alternativas naturales es la miel orgánica, sirope de Maple orgánico o néctar de coco.

Por ejemplo, usar la miel de abeja o el néctar de coco son más naturales y te llenan del día de buena energía en comparación con el azúcar refinado.

La miel de abejas cruda nos aporta muchos beneficios, es anti-inflamatoria, antiséptica, ayuda a le reducción del colesterol y es un alimento prebiótico…

Pero no olvides que sigue siendo un azúcar, por ende, la debemos consumir con moderación, una o dos cucharadas al día.

Hoy quiero compartir contigo una de mis maneras preferidas para endulzar un plato:

En una sartén a fuego medio, agrego unas cuantas bayas, las cocino hasta que el líquido se espese un poco y listo, tienes una mermelada saludable que puedes agregar a tu yogurt griego, avena o cualquier otro plato que gustes.

Agregar frutas es también una opción saludable para darle un toque dulce a tus comidas y son excelentes para comer como postre.

Evita comerlas en las noches porque al fin de cuentas también tienen azúcar, recuerda que cuando duermes tu organismo no procesa el azúcar adecuadamente y lo convierte en grasa.

Lo mejor es que te mantengas alejada de esos edulcorantes artificiales y escoge siempre la opción más fresca y natural. Por lo general son más económicas, sabrosas y saludables.

Pero si aún te quedan dudas de por qué los endulzantes artificiales son dañinos para la salud te voy a enumerar algunas razones

  1. Reacciones alérgicas
  • El alto contenido en sacarina de algunos edulcorantes podría provocar reacciones como dolores de cabeza, erupciones en la piel, diarrea, problemas respiratorios, secreciones nasales e inflamaciones cutáneas.
  • Si has sentido alguno de estos síntomas y consumes regularmente este endulzantes artificiales esto podría ser alguna de las causas.

Allergic Rash.

  1. Visión y audición
  • Según estudios, el aspartamo en particular es un edulcorante aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar de mesa, y puede provocar una disminución de la vista y pérdida de la audición tras un uso prolongado.
  • La causa de estos efectos secundarios podría deberse a la presencia de ciertos aminoácidos en el aspartamo que actúan como una neurotoxina.

Ear Anatomy

 

  1. Sistema nervioso
  • El uso continuo y prolongado de edulcorantes puede provocar cuadros de depresión y pánico, pudiendo llegar incluso a desarrollar trastorno bipolar.

 

  1. Daños celulares
  • El consumo frecuente de aspartamo aumenta el riesgo de tumores, este edulcorante causa del estrés oxidativo por lo que se produce la muerte de células cerebrales.

bigstock-125847686

Como ves, estos productos que muchas veces son promocionados como saludables, en verdad podrían no serlo tanto.

Es mejor que utilices opciones más saludables para endulzar tus alimentos como la miel y el néctar de coco.

¿Qué otros edulcorantes y alimentos utilizas para endulzar tus comidas si buscas adelgazar?

Dame tu opinión en la sección de comentarios a continuación y comparte este artículo con todos tus seres queridos, para que ellos también se enteren de lo dañino que pueden resultar los edulcorantes.

 

 

 

Deja tu comentario aquí

Written by Ingrid Macher

Entrenadora de Salud Holistica Certificada, Entrenador Personal, Motivadora de Fitness

Mi pasión es ayudar a las personas a cambiar sus vidas y mejorar su salud. Empecé ayudando a mis amigos y ahora le doy consejos a otros que se han convertido mis amigos y parte de mi familia. Me encanta lo que hago y no lo cambiarías por nada en este mundo. Esta oportunidad es realmente un regalo que Dios me ha dado y no descansare hasta hacer todo lo necesario para que otros puedan disfrutar de este regalo también.