corn

El Ingrediente “Secreto” Que Te Está Engordando

Julio 24th, 2012 por Ingrid Macher

Aunque trates de comer sano…

Aunque tomes la decisión de alejarte de la comida chatarra…

Aunque hagas todo bien…

Las probabilidades son… que estás comiendo a diario algo que está saboteando tus esfuerzos para perder peso.

Es un ingrediente escondido que se encuentra en la mayoría de las comidas que consumimos.

Se encuentra en el pan, cereal, refrescos, aderezos para ensaladas, jugos de fruta, salsa de tomate kétchup, mermeladas, salsas, comidas congeladas, helados…

Si la comida viene en una caja, bolsa o botella, lo más probable es que contenga este ingrediente secreto el cual contiene un nivel alto de carbohidratos.

Y aunque pase por desapercibido… aunque es difícil de reconocerlo, la verdad es que…

¡Te Está Engordando!

El ingrediente al que me refiero es el maíz.

Y aunque no te des cuenta, el maíz (y las comidas a base de maíz) le agregan una gran cantidad de porcentaje a nuestra ingesta diaria de comida. Lo comes todos los días, aunque nunca pases por el pasillo de los vegetales.

En algunas comidas, se utiliza como un relleno, para poder extender el período de vigencia del alimento.

En otras, se convierte en un edulcorante conocido como jarabe de maíz de alto contenido de fructosa (solo lee la etiqueta nutricional y es casi seguro que lo encontrarás). Es similar al azúcar de mesa, lleno de carbohidratos simples que hacen subir el nivel de insulina. Y no hay ningún secreto acerca del daño que el azúcar produce en nuestros cuerpos.

La frecuencia en la que encontramos maíz en nuestros alimentos…aumenta los carbohidratos adicionales en nuestra dieta. Y como la mayoría de la gente consume muchos carbohidratos, esto solo hace que todo empeore. También hace que el nivel de azúcar en la sangre se eleve y que la velocidad con la que el cuerpo quema la grasa se disminuya.

¡Por Eso Es Qué Tanta Gente Sufre Para Perder Peso!

¿Recuerdas el dicho “tú eres lo que comes?” Bueno, los científicos han comprobado que es cierto.

Todd Dawson, es un biólogo especializado en plantas de la Universidad de California-Berkeley, ¡puede decir cuánto maíz consumes en tu dieta solo examinando uno de tus cabellos!

Dawson dice, “Somos lo que comemos con respecto al carbono, sin duda. Asi que si comemos un tipo de comida en particular, y tiene un tipo de carbono, eso se registra en nuestro sistema, en el tejido, en el cabello, en las uñas, en los músculos.”

Los descubrimientos te abren los ojos. Porque el maíz es tan común en lo que comemos, que el 70% del carbono proviene del maíz.

Pero no es solo la comida procesada que se ve afectada. Ya sabemos la importancia que hay en evitar las comidas chatarra. El hecho de que estén llenas de edulcorantes de maíz nos da otra razón para mantenernos alejados…

Pero aunque evites la comida chatarra… aunque hagas el esfuerzo de consumir solo comida fresca, las probabilidades de que aun consumes bastante maíz cada día son altas.

Pero, no solo lo encuentras en comidas de caja…

Hasta la carne que consumimos contiene muchísimo maíz.

Como dije anteriormente…tú eres lo que comes. Pero, ¿adivina qué? Lo mismo se dice acerca de ese trozo de carne que tienes en la parrilla… o ese trozo de pollo que tienes horneándose. El ganado se encuentra encerrado en un lugar y en alimentado con granos. El ingrediente más común es el maíz. Asi que ahora, ingerimos maíz aunque estemos comiendo carne o pollo.

A pesar de que para los granjeros es más barato comprar el maíz, éste, baja la calidad de la carne.

El ganado nació para comer hierba. Por eso tienen cuatro estómagos, para que puedan digerir toda la fibra que consumen. Pero, los están alimentando con granos.

Como no fueron creadas para esto, tienen problemas para mantenerse saludable y regularmente las curan con antibióticos dañinos que luego se pasan a nuestro sistema.

La carne proveniente de las vacas que son alimentadas con granos, también tienen un nivel más bajo de grasas omega-3, lo cual explica porque tantas personas tienen una deficiencia de estos ácidos grasos. Las grasas Omega-3 han demostrado ser beneficiosas para la salud del corazón y han demostrado que mantienen el bienestar de la salud mental (¡y sabemos lo importante que es mantener una mente positiva para perder peso!)

Entonces, ¿qué tenemos que hacer para eliminar el maíz de nuestra dieta?

Bueno, un buen comienzo es eliminando toda la comida procesada de nuestra dieta. Los refrescos, jugos de frutas, tortas, galletas. Todo lo que contenga jarabe de maíz de alto contenido de fructosa consumirse en muy pocas cantidades. Es mejor consumir comida de verdad como frutas frescas y vegetales.

Y acerca de la carne, es mejor comprar la carne orgánica de ganado que haya sido alimentado con hierba. Si, es un poco más costosa, pero la calidad y el impacto que tiene sobre la salud vale mucho más. Además, no contiene ningún carbohidrato escondido que terminará apareciendo en tu cintura.

Estos dos pasos a seguir, te llevan a evitar que consumas estas grasas escondidas.

Asi que asegúrate de leer las etiquetas de nutrición…

Elimina la comida chatarra y utiliza ese dinero para comprar carne alimentada con hierba…

¡Y si encuentras comidas que no te convencen, no dudes en dejarme tus comentarios!