in

El Alcohol: ¿Ayuda O Perjudica Tu Salud?

frozen-drinks

No necesitas tomar bebidas alcohólicas todos los días para confrontar problemas con el alcohol. Un nuevo estudio ha revelado que en algunas partes de América del Norte, uno de cada tres adultos bebe cerveza, vino y otros licores de manera intermitente, pero en cantidades peligrosas.

«Vamos en la dirección equivocada», indicó el investigador que dirigió el estudio.

Y nosotros estamos de acuerdo. En sentido general, alrededor de uno por cada seis estadounidenses bebe con cierta frecuencia.

Para las mujeres, se considera consumo excesivo de alcohol cuando beben cuatro o más tragos en un beer-mugperíodo de dos horas. Entre los hombres la cantidad es de cinco tragos en el mismo tiempo y, además, repiten ese patrón cuatro veces o más por mes, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Muchas personas no ven esto como un problema porque el total de tragos ingeridos les parece estar en el rango de lo saludable. Sin embargo, cada vez hay más estudios que indican que el consumo excesivo de alcohol puede pasar inadvertido para numerosas personas.

Consumir alcohol excesivamente o casi excesivamente y decir «sólo voy a tomar uno más» ha sido vinculado a una variedad de problemas de salud.

Con respecto a las mujeres, estudios han indicado que beber dos o tres copas regularmente aumenta la probabilidad en un 20 por ciento de desarrollar cáncer de mama, y si toman cinco tragos al día, entonces la probabilidad es de un 50 por ciento adicional, comparadas con las mujeres que no beben alcohol.

Un estudio reciente realizado en Finlandia halló que los hombres que beben lo suficiente como para experimentar resacas, incluso si sólo es una vez al año, tienen un riesgo mayor de sufrir un accidente cerebrovascular. Asimismo, el estudio reveló que los hombres que beben con frecuencia desarrollan una mayor acumulación de una placa pegajosa en las paredes arteriales, lo que amenaza al corazón y al cerebro.

Incluso si sólo beben en exceso los viernes y sábados por la noche o los domingos a la hora de almuerzo, mientras mantienen los tragos semanales bajo control total o moderado, las altas dosis de alcohol pueden perjudicar al sistema inmunitario, desatar arritmias cardíacas y elevar la concentración del llamado colesterol malo (lipoproteínas de baja densidad o LDL) en un 40 por ciento.

Estos consejos pueden ayudarte a disfrutar del alcohol sin dañar tu salud:

Bebe con moderación. Es posible que hayas escuchado que las mujeres deben limitarse a una copa al día y los hombres a dos diarias como máximo. Sin embargo, la definición de una porción tal vez puede sorprenderte, pues se trata de 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1.5 onzas de otras bebidas. Eso significa que muchos de los tragos que sirven en los bares, restaurantes e incluso en los hogares son equivalentes a una porción y media o más. Ten cuidado con las copas grandes o los vasos cortos pero anchos. Un estudio demostró que la gente suele echar bastante bebida en esos recipientes y, sin embargo, se sirven entre un 20 y 30 por ciento menos cuando usan copas o vasos altos y estrechos.

Analiza la situación. Si eres una mujer con un alto riesgo de desarrollar cáncer de mama o simplemente te preocupa eso, habla con tu médico acerca del alcohol.

Si eres una mujer o un hombre que bebes moderadamente, pero tienes otros factores de riesgo para wine-pouringenfermedades cardíacas, también debes hablar con tu médico sobre el consumo de alcohol.

Un estudio reciente de la Universidad de Pennsylvania revisó 50 investigaciones en las que participaron 260,000 personas en total y halló que quienes bebían un 17 por ciento menos que la media corrían un riesgo menor de padecer hipertensión arterial, enfermedades cardíacas o tener sobrepeso.

«El consumo reducido de alcohol, incluso para los que beben de manera ligera o moderada, puede contribuir a mejorar su salud cardiovascular», expresó uno de los investigadores.

Si trabajas muchas horas, no te recompenses al llegar a casa bebiendo demasiado alcohol. Hace poco, investigadores internacionales analizaron el vínculo entre largas jornadas de trabajo y el consumo de alcohol entre 333,693 personas de 14 países. El estudio halló que trabajar más de 48 horas semanales puede conllevar a un 12 por ciento más de probabilidad de beber en exceso que cuando la jornada laboral se limita a 40 horas a la semana. Es más conveniente que relajes el estrés haciendo ejercicios, saliendo con tu pareja a un lugar agradable, ir a ver una comedia al cine o un programa de televisión agradable en casa.

Y si aún fumas, piensa seriamente en dejar el hábito. Los fumadores tienen entre cinco y diez veces mayor probabilidad de desarrollar problemas con el alcohol, según un estudio del Instituto Scripps de Investigaciones, con sede en California. Esa combinación altera las células del cerebro que aumentan el deseo de beber más.

© 2015 Michael Roizen, M.D. y Mehmet Oz, M.D.
Distribuido por King Features Syndicate, Inc.

Deja tu comentario aquí

8 Comments

Leave a Reply

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    diets

    Todo Lo Que Tienes Que Saber Sobre La Dieta “Zone”

    kids1

    EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD (TDAH)