aceite de pescado

Beneficios del Aceite de Pescado

Noviembre 30th, 2011 por Ingrid Macher

¿Por qué el aceite de pescado?

El aceite de pescado significa Omega 3, también conocido como ácidos grasos. Pero, ¿por qué todo este alboroto en torno a esta grasa “buena”? Porque Omega 3 se considera un ácido graso esencial para el cuerpo humano, pero no es auto-producido por él; por lo tanto debe consumirse a través de alimentos como pescados azules – salmón, atún, sardinas, arenque, mero y otros productos marinos. También se encuentra en las algas y otras plantas y en los aceites de frutos secos como semillas de linaza y nueces.

¿Por qué las grasas “buenas” son necesarias para nuestro cuerpo? Porque ayudan al cuerpo a combatir la inflamación, a producir piel y cabello saludables, contribuyen con la función cerebral, mejoran la salud del corazón, desaceleran el proceso de envejecimiento y aumentan el rendimiento y el deseo sexual. No sólo eso, sino que también ha sido recientemente demostrado por varios estudios científicos que el Omega 3 contenido en el aceite de pescado ayuda a perder peso. Los ácidos grasos Omega 3 activan las enzimas responsables de la quema de grasa ya que, en combinación con el ejercicio y el mayor consumo de oxígeno que éste produce, se acelera el metabolismo. Esto tiene el efecto de quemar más grasa y, en consecuencia, perder peso.

Mi consejo es agregar cápsulas de Omega 3 a su rutina diaria de suplementos vitamínicos. Usted recibirá más energía y no tendrá que comer un salmón por día para estar sano. Las cápsulas tienen, además, la ventaja de ser menos costosas que los alimentos frescos y son fáciles de tomar. Usted puede encontrarlas en las farmacias, supermercados o tiendas de productos naturales. En mi caso, me tomo las pastillas aceite de semilla de linaza de 1000 mg todos los días porque no sólo tienen Omega 3, sino que también contienen una alta cantidad de fibra muy necesaria en el proceso de bajar de peso.

Por lo tanto, si usted no sabe qué comprar en esta temporada navideña a alguien especial, ¿qué tal si brinda el mejor regalo, “salud” en un frasco de Omega 3?